Seguidores

2 de julio de 2012

Aislarse de nuevo para descender, después de la euforia, para retornar hacia el espiral de las habitaciones grises y apagadas, para regresar hacia el peso abusivo luego de la liviandad. Dejar de tomar contacto con el mundo, recluirse y enlentecerse, en un lugar donde todo es retorno, donde todo es  inversión y desposesión, despersonalización y desrealización. Desencanto, un desamparo de fin de mundo, como una fatalidad irreversible hundiéndose lentamente en el espacio muerto y después silencio, hasta la reaparición del murmullo que anuncia la próxima recaída.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tic toc.. el tiempo pasa.


Get your own Digital Clock